Mensaje del Papa con ocasión de la asamblea general de directores nacionales de las Obras Misionales Pontificias